Información sobre la contaminación del suelo

Cuando pensamos en la contaminación, a menudo pensamos en términos del aire o el agua, sin embargo, hay un factor importante que se pasa por alto, la contaminación de la tierra. Esta información te ayudará a recordar que esta también es una fuente de problemas y que todos debemos buscar mejores formas de controlarla.

La contaminación del suelo ha aumentado en los últimos 50 años debido a la industrialización y el desarrollo en las regiones urbanas. La tecnología también ha contribuido a ello debido a la producción de varias toxinas y materiales sintéticos. En la búsqueda de hacer la vida más rápida, más fácil y más excitante estos elementos son creados, pero el daño a nuestra tierra se incrementa también con ellos.


En 2009 cerraron más de 20.000 playas en todo el mundo a causa de la contaminación de la tierra. Esta información está siendo revisada por el  NRDC (National Resources Defense Council), quienes quieren diseñar un plan de acción para ayudar a reducir el problema de la creciente contaminación de los suelos. También quieren poner en práctica un plan de acción que incluye a voluntarios, para limpiar las playas y que puedan abrirse al público de nuevo.

Existen tres áreas principales de preocupación cuando se trata de la contaminación terrestre. Se cree que el 80% de esta se debe a la producción de alimentos, la producción de energía, o los diversos métodos de transporte.

El aumento del volumen de los tipos de metales pesados en el medio ambiente debido a las industrias y las actividades mineras son una preocupación enorme debido a la contaminación terrestre que acarrean. Resulta muy caro limpiar estas zonas, y las empresas que hacen minería tienden a no querer pagar por ello, el hecho de que muchas de estas minas se encuentren en regiones subdesarrolladas significa que las leyes allí no los obligan a hacerlo.

El carbón es ampliamente utilizado por las plantas de energía, y esto se traduce en altos volúmenes de mercurio en la tierra. La EPA considera que el mercurio es una de las toxinas más graves que se acumulan en la tierra.

Es importante entender que la contaminación del suelo también aumenta la contaminación del agua. Esto se debe a que lo que está en la tierra se filtra a los lagos, ríos, arroyos y lagunas cuando llueve. Si bien la atención se centra a menudo en la limpieza de los cuerpos de agua, también debe estar en la tierra, la fuente que contribuye a ello.

Tome la decisión de utilizar productos ecológicos, incluyendo botellas de agua reutilizables y productos de limpieza eco amigables, esto podría reducir la contaminación del suelo hasta en un 40% en sólo 20 años, si todos los hogares tomaran parte en ello.

El crecimiento de los alimentos es un enorme contribuyente a la contaminación terrestre. Los productos químicos, tales como herbicidas y pesticidas se utilizan para ayudar a prosperar a los cultivos. Estos productos químicos pueden erosionar el suelo, y las áreas se harán más difíciles de usar para cultivos posteriores si los agricultores no son cuidadosos con sus esfuerzos. Aproximadamente 20 millones de toneladas de capa superficial del suelo se pierden cada año debido a la contaminación del suelo.


Se estima que 8 millones de galones de artículos son depositados en el suelo diariamente por los consumidores. Al utilizar los contenedores de basura, reciclaje y el uso de elementos reutilizables,  puede reducir significativamente este elemento particular de la contaminación terrestre.

Aproximadamente el 80% de lo que acaba en los vertederos cada año podría ser reciclado o reutilizado. El establecimiento de áreas de reciclaje en su comunidad, comprar artículos usados cuando pueda, y donar lo que ya no desea puede reducir drásticamente la contaminación del suelo.

Los consumidores pueden comprar alimentos orgánicos, que se cultivan sin productos químicos. También se pueden comprar productos con embalajes ecológicos. Esto le envía el mensaje a las empresas de que participan en la reducción de la contaminación de la tierra, o perderán el negocio si continúan haciéndolo.